24.11.12

Tecuán


En el marco de las fiestas patronales en honor a San Francisco de Asís, el atrio de la iglesia  se transformó en el reino del tecuán (el que come o devora, en náhuatl), ese omnipresente tigre mesoamericano -el jaguar- que en la danza de los Tecuanes es perseguido y cazado por varios viejos asistidos por perros, para después ser banquete de zopilotes. Una danza festiva, donde no faltan los golpes del combate, el humor e incluso un funambulismo singular propiciado por los altos árboles en el atrio. Con música de tambor y flauta de carrizo, los danzantes interpretan el drama... ¡uy, que se come al venadito! (un minúsculo niño de unos tres-cuatro años que en cuclillas daba saltitos buscando esconderse); ¡ya hay un cazador herido, vienen a socorrerlo los médicos!; el tigre se contonea, se echa al suelo, da saltos de acróbata, vuelve al ataque… me divertí como una niña. Hubo, después de todo, fiesta, máscara y sacrificio.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Algo en mi memoria me habla de los tecuanes...pero hace 50 años me espantaba con los matachines y el ruido de sus machetes que reflejaban batallas primigenias. Y el diálogo entre los adversarios que esgrimian un libro,a veces de hojas manuscritas, más amenazador por las palabras que proferían y que estaban escritas ahí...Y La música! la música era de banda y todavía la recuerdo con todos sus estruendos y nelancolías!
Ah que alegría habría sido compartir con usted esa danza!!

8:12 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

12:35 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

12:41 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

I'm very happy to discover this great site. I want to to thank you for ones time for this wonderful read!! I definitely liked every little bit of it and I have you book marked to check out new things on your website.

Also visit my page; pirater Un compte Facebook

5:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home